Redecora tu cocina

Las paredes son, con frecuencia, lo que más “molesta”. Y tampoco en este punto tienes que conformarte con lo que tienes. Puedes cambiar el aspecto de las mismas con poco presupuesto y menos esfuerzo: vamos, sin hacer obra. Es muy probable que tengas azulejos. Bien, pues puedes cambiarlos de manera casi radical pintándolos.Eso sí, se deben pintar con un esmalte especial para azulejos.
Respecto a los colores, ten en cuenta los tonos predominantes en la encimera o los muebles de la cocina, para que no descuadren. Si por ejemplo los colores que predominan son oscuros, mejor optar por tonos más claros para las paredes, para que haya contraste. Lo mismo sucede al contrario.

7 trucos para renovar tu cocina sin gastarte mucho dinero

Sin duda uno de los cambios que más conseguirán transformar el aspecto de tu cocina tiene que ver con las encimeras. A veces basta con cambiarla de color y ponerla nueva para que la estancia quede prácticamente irreconocible. La variedad de precios y materiales es sorprendente. A veces no hay que hacer un gran desembolso para poner otra que renueve tu cocina.

8 trucos para renovar tu cocina sin gastarte mucho dinero

Quizás la idea de la pintura no te entusiasme, simplemente, porque tus azulejos no están mal. Si son blancos, por ejemplo, por ellos no pasarán las modas. Aunque tú sí necesites un pequeño cambio. En tal caso, no dudes que lo más apropiado es colocarle unos divertidos vinilos. En un solo gesto tu cocina cambiará de manera sorprendente. Una opción es la de colocar vinilos pizarra. Porque, además de decorar, te servirá para apuntar la lista de la compra.

Otra opción igualmente efectiva y sencilla es colgar de las paredes láminas con motivos relacionados con alimentos, bodegones o paneles con mensajes… O colocaren las estanterías y la encimera nuevos adornos. Por ejemplo, un juego de cuchillos con soporte de diseño incluido. O un nuevo escurridor de cubiertos.

8 trucos para renovar tu cocina sin gastarte mucho dinero

En cuanto al suelo, puedes cambiar el gres cerámico que probablemente tengas por un suelo de vinilo. La ventaja es que no tendrás que hacer obra. Además de mejorar el aspecto de tu cocina conseguirás un suelo menos frío de aspecto y real. Son muy bonitos los que imitan maderas, por ejemplo. De nuevo en este caso, el consejo es que busques un color que contraste con los muebles.

Fuente: http://www.hola.com